En fecha 26 de enero de 2010 fue proclamada la Constitución de la República Dominicana que creó a la luz de su artículo 184 el Tribunal Constitucional, estableciendo “habrá un Tribunal Constitucional para garantizar la Supremacía de la Constitución, la defensa del orden constitucional y la protección de los derechos fundamentales. Sus decisiones son definitivas e irrevocables y constituyen precedentes vinculantes para los poderes públicos y todos los órganos del Estado. Gozará de autonomía administrativa y presupuestaria”.

El proceso de selección de los magistrados de la alta corte culminó en diciembre de 2011 y la primera audiencia solemne de instalación, se celebró en el Aula Magna de la Universidad Autónoma de Santo Domingo el jueves 26 de enero de 2012, fecha a partir de la cual ha permanecido instalado, habilitado y en funciones bajo los criterios consagrados en la Constitución de la República Dominicana y su Ley Orgánica (137-11, Orgánica del Tribunal Constitucional y los Procedimientos Constitucionales, modificada por la Ley No. 145-11). Este hilo conductor a través de las fechas clave desde la creación del Tribunal Constitucional, permite constatar su funcionamiento pleno e ininterrumpido durante sus primeros cinco años o quinquenio.

En interés de resaltar este importante hito y cumplir con lo establecido en el artículo 35 de su Ley Orgánica acerca de Promoción de Estudios Constitucionales, el Tribunal Constitucional ha resuelto, en el marco de las actividades conmemorativas de su quinto aniversario, realizar las “Jornadas de Justicia y Derecho Constitucional” en las diferentes regiones del país, en las localidades Santo Domingo, Barahona, Santiago, La Romana y Puerto Plata.

El Pleno de Magistrados del Tribunal Constitucional designó mediante su resolución Octogésima Novena (089-2016) Sesión Ordinaria del Pleno de este Tribunal, en funciones administrativas, celebrada en fecha 14 de diciembre de 2016, designó una comisión especial (Comisión Coordinadora) para la coordinación y realización de trabajos orientados a la realización de estas jornadas.


Objetivo

El estudio del precedente vinculante en el ordenamiento constitucional dominicano identifica una labor en la cual advertimos distintas realidades: de un lado se ha ido consolidando como categoría normativa dentro del sistema de fuentes que informa la jurisdicción constitucional dominicana y de otro lado, ha significado un esquema de suma controversia entre los jueces, por cuanto se ha advertido su carácter de imposición como categoría sui generis respecto de la interpretación jurídica en general.

Con la celebración de este III Congreso sobre Derecho y Justicia Constitucional dedicado al tema: “Carácter Vinculante del Precedente Constitucional”, se procura revalorizar a la jurisprudencia como fuente del derecho en el ámbito constitucional, dada la fuerza vinculante de las decisiones del Tribunal Constitucional, ante el mandato contenido en el artículo 184 de la Constitución dominicana al establecer que constituyen precedentes vinculantes para todos los poderes y órganos del Estado. De tal suerte, que se traduce en un efecto erga omnes de los precedentes para su inserción dentro del sistema de fuentes.

Estas ideas iniciales hacen surgir numerosas interrogantes. De un lado ¿Qué significa propiamente un precedente vinculante como el que en nuestro país se encuentra en pleno desarrollo, a la luz de los antecedentes en los sistemas de tradición jurídica del civil law? ¿Para qué sirve el precedente? ¿Cuál es la función del precedente? Y más aún, ¿Lesiona el precedente vinculante la autonomía judicial? ¿Si bien el principio stare decisis obliga a los jueces a aplicar el precedente, existe potestad de apartamiento?, ¿En cuáles casos?, ¿Qué significa la regla del self precedent?

Estas y muchas otras interrogantes serán abordadas durante los tres días del congreso, el cual contará con la asistencia de 13 expositores internacionales y 14 nacionales.